Reseña de Déjame que te cuente de Jorge Bucay

P { margin-bottom: 0.21cm; }

El gordo se sentó a lo buda en aquellos horribles sillones azules de su consultorio. Sonrió, me miró a los ojos y, bajando la voz como hacía cada vez que quería ser escuchado atentamente dijo:

-Déjame que te cuente…

Y sin esperar mi aprobación empezó a contar.”

El libro del que están extraídas estas palabras de Jorge Bucay es precisamente Déjame que te cuente, uno de mis libros favoritos. Bucay nació en Buenos Aires y estudió medicina, especializándose posteriormente en enfermedades mentales. Después, trabajó como psiquiatra en hospitales y se ha formado en psicoterapia gestáltica, obteniendo un gran reconocimiento. Como autor ha escrito muchas obras donde refleja su forma de ver el mundo y al ser humano, además de su visión sobre la terapia y los conceptos gestálticos. Es por ello que algunos de sus libros han sido catalogados como “libros de autoayuda o de crecimiento personal”.

Yo prefiero, sin duda, los libros que Bucay dedica a volvernos al mundo de la infancia relatándonos cuentos, algunos de ellos pertenecientes a la sabia tradición popular y otros de su propia invención. De hecho, tanto Déjame que te cuente como Cuentos para pensar me cautivaron desde el principio, ya que soy una enamorada de este subgénero narrativo desde siempre. Los cuentos me parecen una forma lúdica de llegar a un fin didáctico lo cual, siendo profesora, se me representa como un fantástico método de enseñanza.

El libro comienza con la llegada a consulta de Demián, un chico joven lleno de preguntas a las que dar respuesta. Cansado de los terapeutas tradicionales decide ir a ver a uno que tiene fama de ser un poco peculiar, Jorge Bucay. De esta forma, Jorge guiará a Demián en su desarrollo y crecimiento interior con la ayuda de fantásticos cuentos que encierran una gran verdad.

Este planteamiento no es novedoso. De hecho, ya lo utilizó en el siglo XIV Don Juan Manuel, con sus cuentos de El Conde Lucanor. Es por ello que, para dar actualidad al tema cuando toca verlo en clase, siempre me remito al libro de Bucay.

Considero que es un libro entretenido a la vez que útil, ya que puede sernos de gran ayuda en muchos momentos de la vida. Aunque siempre recordando que…

Estos cuentos

han sido escritos sólo

para señalar un lugar o un camino.

El trabajo de buscar dentro, en lo profundo de cada relato,

el diamante que está escondido…

.es tarea de cada uno.”

Reseña «El amor en los tiempos del cólera» G.García Márquez

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA.

“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados”. Con estas palabras da comienzo una de las más bellas novelas de amor de Gabriel García Márquez. Como buen colombiano quiso dedicarse, allá por los años 80, a escribir una hermosa novela de amor, a modo de culebrón latinoamericano que tan al uso estaba. Como no podía ser de otra manera, en lugar de una simple novelita rosa escribió una historia de amor platónico que perduraba en el tiempo hasta concretarse un lustro después. En estas lides se encontraba cuando le concedieron el Premio Nobel de Literatura, en 1982. No pudo más que afirmar que “estaba escribiendo una larga novela de amor en donde todo el mundo es feliz”. Esa novela era “El amor en los tiempos del cólera”, que se publicó tres años después. Con ella quería “poner de moda la felicidad”, según sus propias palabras.

Florentino Ariza se enamora a primera vista de Fermina Daza pero ella termina casándose con el apuesto médico Juvenal Urbino de la Calle. Sin saber muy bien por qué, desde el primer instante se da cuenta de que se ha equivocado en la elección pero decide entregarse a su marido y amarlo hasta la muerte, como así ocurrió. En esa espera Florentino conoce muchas formas de amar pero seguirá fiel a su amor por Fermina Daza y con una fe inaudita consigue que la curiosidad inicial de ella se transforme en amor de senectud. Montados en un barco recorrerán de orilla a orilla el río Magdalena izando la bandera del cólera para vivir un amor sin testigos, sin pausa. Es curiosa la metáfora del cólera, pues en aquella época se consideraba que esta enfermedad tenía los mismos síntomas que el amor. Curiosamente Juvenal Urbino era reconocido por haber terminado con el cólera en aquel lugar. Parecería como si, de alguna forma, al morir el marido dejara a Fermina llegar a los brazos de Florentino, y esa curiosidad inicial que él siempre había despertado en ella se transformara en AMOR, sin tapujos, sin esperas. Un amor que se mantiene intacto gracias a la fuerza de unas palabras que quedaron atrapadas en un papel para hacer revivir años después la llama de la pasión.

Como en todas la obra de Márquez hay elementos recurrentes, que se van repitiendo a lo largo de sus libros, conformando una única novela. Según el mismo autor afirmó, la historia de amores contrariados la tomó de sus propios padres, antes de casarse. Afirmaba que los tuvo que entrevistar por separado para que sus relatos coincidieran, pues si les preguntaba a los dos a la vez las versiones se confundían. Barranquilla, como lugar mágico, encubierto en ese pueblecito portuario del Caribe en el que transcurre la historia. La letra que viaja en el papel y que permanece en el tiempo para quedar a salvo del olvido en esas maravillosas cartas de amor y el exotismo de América latina, llena de sensualidad y “realismo mágico”.

Cuando este libro llegó a mis manos apenas pude dejar de leer, como si de un suspiro se tratara. Las líneas iniciales y el descubrimiento del cuerpo de Jeremiah de Saint-Amour, muerto con cianuro me parecieron magistrales. Morir de amor y por amor. Sus más de 300 páginas me fueron llevando al mundo exótico de la América Latina.

El lirismo de sus palabras y la capacidad de seducir narrando es algo que siempre me ha maravillado de García Márquez, al que descubrí de adolescente en “Cien años de soledad”. Era verano y sus palabras me mostraban un mundo mágico en el que se mezclaba lo real con lo irreal creando una invisible tela en la que acabé atrapada.

                                                                                                                  Nati Martín

Desembarco de poetas contemporáneos

La biblioteca Julio Pérez Santáder del IES Monterroso se enriquece con la adquisición de un lote de libros de poetas contemporáneos, tanto españoles como americanos, que viene a suplir la carencia que de esta temática veníamos arrastrando en los últimos años.

  • Los allanadores, Carlos Pardo
  • O Futuro, Abraham Gragera
  • El ciclo de la evaporación, Álvaro García
  • Poesía completa, Luis García Montero
  • Poesía reunida, William Carlos Williams
  • Santa deriva, Vicente Gallego
  • Montaña al sudoeste, Antonio Cabrera
  • La inteligencia y el hacha (Un panorama de la Generación poética de 2000), Luis Antonio de Villena.
  • El tiempo menos solo, Abraham Gragera
  • Sangre seca, Josep M. Rodríguez
  • Metales pesados, Carlos Marzal
álvaro garcía
Álvaro García

Autor: Fran Hinojosa

Oda al libro viejo

Oda al libro viejo

Fran me enseñó un libro viejo, tan viejo como yo. No, más viejo. Me dice que es una donación de Soledad Vázquez Valera, antigua profesora del IES Monterroso que dejó parte de su colección en nuestra biblioteca.

El libro es Nietochka Nezvanova, de F. Dostoyevski, una obra inacabada…
Y se nos ha ocurrido escribir una oda al libro viejo.

Oh, libro viejo
¿cuántas historias guardas?
No es solo la que cuentas
Son las que por ti pasan.

¿Quién, como yo,
te tuvo en su mesilla
mientras miraba la foto
de su amada?

Sabemos quien fue,
quien te saco
de aquella estantería
de libros nuevos.

Fue Soledad
y te quiso,
estuviste con ella
toda su vida.

Mas al final,
cuando no pudo estar contigo
te dejó ir
como a lo que queremos.

Tú no supiste bien lo que pasaba
tantos años en la misma estantería.
Te fuiste a otra
con nuevos compañeros
y empezaron a pasearte por el Mundo.

¿Cuántas veces te han movido de estantería?
¿Cuántos libros pegados a tu portada?

¿Recuerdas aquella chica pizpireta
que soñaba con ser como su profe
de Lengua, tan vital, tan atenta?

La que te dejó caer junto a su coche
y aquel chico que te cogió,
y salió corriendo.
Ella bajó.
Él le dio el libro.
Un leve roce de sus dedos.
Y fuiste testigo del amor.

¿En cuántas mochilas has aguardado
hasta llegar a diferentes hogares
hasta que, manos de curiosos adolescentes
te abrieran ansiosas, para que les desvelaras tu historia?
Jóvenes que encontraron gozo
al olvidarse de este mundo
y descubrir nuevos mundos
entre tus páginas.

Y aquel chico del norte
que viajaba,
que te llevaba siempre
en su mochila
y nunca te leía.
¿Qué porqué te llevaba?
Por si un día
entre tanto subir y bajas cuestas
entre tanto hablar, reír, beber y amar
encontraba un momento de descanso
y te leía.
Pero no lo encontró
y te devolvió intacto
después de un verano de locura.

Oh, libro antiguo,
tus páginas ya amarillean,
tus tapas ya no te cubren bien.
¿Llegará pronto el día
en que alguien decida
que eres demasiado viejo
y tengas que dejar tu hueco en la estantería
para que lo ocupen otros libros más nuevos,
con las páginas más blancas?
¿Tendrás entonces que descansar en un almacén
o en una caja
y ya no conocerás más jóvenes,
ni velarás más sueños
en más mesitas de noche…?

Y volviste a tu querida estantería,
veías pasar a los niños y las niñas
que pronto eran ya hombres y mujeres
y de vez en cuando te sacaban,
te leían y otra vez te dejaban.

Poco a poco, imperceptiblemente
te fueron sacando casi nunca
y fuiste languideciendo alegremente
recordando tu vida tan fecunda.

Escrito por José Luis Usero Vílchez con la colaboración de la musa misteriosa.

El alquimista de Paulo Coelho

El Alquimista

Una vez, en época de oposiciones cuando a veces tienes la sensación de que tus  sueños se te escapan de las manos  alguien me dijo “Cuando deseas algo con fuerza todo el Universo conspira para que consigas tus sueños”. Ese es, precisamente el mensaje de  El Alquimista,  uno de los libros más leído del autor brasileño Paulo Coelho. Un mensaje que a través de una historia sencilla nos hace reflexionar y no perder nunca de vista nuestros objetivos en la vida.

La obra fue publicada por primera vez en 1988 y ha sido traducido a 67 idiomas. Después de 18 años, continúa figurando en las listas de los más vendidos en varias partes del mundo.

Resumen

La historia gira en torno a Santiago, un joven pastor que vive en Andalucía, durante una época pasada lejana. Tiene un sueño recurrente en el que se le desvela que encontrará un tesoro escondido en las pirámides de Egipto. Después de tomar la decisión de consultar con una adivina y conversar con un anciano sabio que se presentó como Melquidesec,  rey de Salem (y que le regala dos piedras con poderes adivinatorios, llamadas Urim y Tumim), decide emprender el largo viaje que lo llevaría a su destino, a su Leyenda Personal.

Tras cruzar el Mediterráneo y tras perder sus ahorros obtenidos de la venta de sus ovejas trabaja con un mercader y reúne dinero suficiente para seguir su viaje. Se une a un grupo de personas del desierto, donde conoce a un inglés, aprendiz de alquimista, que se hace su amigo. Aprende un lenguaje llamado “El idioma del mundo”, el cual le permite entender todas las señales no verbales que tiene el mundo que le rodea. Siendo testigo de las guerras entre nómadas, debe hacer escala en un oasis, donde conoce a Fátima, una muchacha de la que se enamora, y que además le aconseja completar su leyenda personal, mientras ella lo espera. El idioma del mundo le permite conocer sobre el próximo ataque que planea una tribu rival, lo que permite avisar al jefe, que logra repeler a sus enemigos. Con ello gana el respeto de la tribu. También conoce a un viejo alquimista, que le ofrece ayudarlo a conseguir su leyenda personal y su tesoro escondido.
En el camino son apresados por otro clan, que cree que son espías de algún enemigo. El viejo alquimista afirma que Santiago puede convertirse en viento. Los hombres le dan un plazo de tres días para probarlo. Luego de dos días sin lograr nada, al tercer día Santiago tiene una serie de conversaciones con fuerzas naturales como el desierto, el viento y el Sol. A través de estas conversaciones logra una comprensión de la naturaleza y de la vida, que le permiten convertirse en viento. Los hombres los liberan.

Ya en Egipto, el Alquimista deja solo a Santiago, que sigue leyendo las señales del idioma del mundo. Esto le permite llegar a un sitio donde cree que está el tesoro. Empieza a cavar, pero es abordado por ladrones que lo despojan de todo y lo golpean. Cuando Santiago les explica lo que busca, lo obligan a seguir cavando. Pero no hallan nada. El jefe de los ladrones le cuenta entonces que él también había soñado que encontraba un tesoro en Andalucía, pero no era tan estúpido como para cruzar el desierto buscándolo. Allí Santiago tiene una revelación.

Regresa a Andalucía, y al pie del árbol donde solía dormir, excava y halla un cofre con monedas y joyas. Comprende el sentido de su búsqueda, y sabe que puede regresar con Fátima.

 

Interpretación

El relato, muy influido por historias clásicas es una exhortación a que tratemos de alcanzar nuestros sueños, sin esperar que ellos vengan a nosotros. Del mismo modo nos recuerda a los Cuentos para pensar de Jorge Bucay autor que, a través de un relato sencillo como El elefante encadenado y al igual que Paulo Coelho nos anima a no rendirnos nunca a pesar de que una vez no conseguimos nuestro sueño. Porque conseguir nuestras metas es una “carrera de fondo” y por ello debemos ser perseverantes. Encontramos numerosas citas que contribuyen a recordar esta gran obra.

  • Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante.
  • Si empiezas por prometer lo que aún no tienes, perderás tu voluntad para conseguirlo.
  • El coraje es el don más importante para quien busca el Lenguaje del Mundo.
  • Cuanto más se aproxima uno al sueño, más se va convirtiendo la Leyenda Personal en la verdadera razón de vivir.

Para concluir, El Alquimista es un relato corto y ameno que recomiendo a todo tipo de público bien como reflexión, bien como impulso en los momentos difíciles en los que nuestras fuerzas ceden.

Gabriel García Márquez

Elegir un solo escritor «favorito» es una tarea complicada, tengo tantos «favoritos»… Aún así, este año me quedo con Gabriel García Márquez. El motivo es que este año se cumplen cincuenta años de la publicación de una de las mejores novelas de la narrativa hispanoamericana: Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

Mi primer contacto con el genial narrador colombiano fue a los 14 años; en aquel tiempo llegó a mis manos el libro de lectura obligatoria que el profesor de Lengua había mandado a mi hermana mayor. Yo estudiaba 1º de BUP; mi hermana, COU. Para los lectores jóvenes, aclaro: 3º de ESO y 2º de Bachillerato. Mi hermana me advirtió que el libro era muy largo, pero yo, en aquel entonces, era una auténtica devoradora de libros. Nunca olvidaré el comienzo:

«Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo.«

He destacado esta oración porque expresa, exactamente, lo que significó para mí la lectura de Cien años de soledad: el descubrimiento de una manera de narrar tan nueva y que me impresionó de tal manera que ya no solté el libro hasta el final impactante, terrible, cuando el personaje descubre su propio destino y la frontera entre la realidad y la literatura se desvanece. La cita es un poco larga, pero creo que merece la pena no acortarla:

“. . . En este punto, impaciente por conocer su propio origen, Aureliano dio un salto. Entonces empezó el viento, tibio, incipiente, lleno de voces del pasado, de murmullos de geranios antiguos, de suspiros de desengaños anteriores a las nostalgias más tenaces. No lo advirtió porque en aquel momento estaba descubriendo los primeros indicios de su ser, en un abuelo concupiscente que se dejaba arrastrar por la frivolidad a través de un páramo alucinado en busca de una mujer hermosa a quien no haría feliz. Aureliano lo reconoció, persiguió los caminos ocultos de su descendencia, y encontró el instante de su propia concepción entre los alacranes y las mariposas amarillas de un baño crepuscular, donde un menestral saciaba su lujuria con una mujer que se le entregaba por rebeldía. Estaba tan absorto, que no sintió tampoco la segunda arremetida del viento, cuya potencia ciclónica arrancó de los quicios las puertas y las ventanas, descuajó el techo de la galería oriental y desarraigó los cimientos. Sólo entonces descubrió que Amaranta Úrsula no era su hermana, sino su tía, y que Francis Drake había asaltado a Riohacha solamente para que ellos pudieran buscarse por los laberintos más intrincados de la sangre, hasta engendrar el animal mitológico que había de poner término a la estirpe. Macondo era ya un pavoroso remolino de polvo y escombros centrifugado por la cólera del huracán bíblico, cuando Aureliano saltó once páginas para no perder el tiempo en hechos demasiado conocidos, y empezó a descifrar el instante que estaba viviendo, descifrándolo a medida que lo vivía, profetizándose a sí mismo en el acto de descifrar la última página de los pergaminos, como si se estuviera viendo en un espejo hablado. Entonces dio otro salto para anticiparse a las predicciones y averiguar la fecha y las circunstancias de su muerte. Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos (o de los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.”

Gabriel García Márquez es uno de mis escritore favoritos porque gracias a él descubrí una nueva y deslumbrante forma de contar historias: el realismo mágico.

Sabor crítico

Ha pasado ya un año desde que el cuerpo de Ferdinand Cubillo, Ferni, fuera encontrado en una carretera boscosa junto al río Araxes. El cadáver del reputado crítico gastronómico apareció acribillado a balazos, pero parece que nadie vio ni oyó nada. En un primer momento, el subcomisario de la Ertzaintza Vicente Parra pensó que una mala crítica había hecho enfadar mucho a alguien, pero terminó considerando sospechoso a todo el círculo de amistades de Ferni. A pesar de su exhaustiva investigación, un año después el móvil del asesinato sigue siendo un misterio. La falta de resultados atenaza a Parra, que decide incluir a la oficial Jaione Egia, sustituyendo al fallecido Arkaitz, para retomar el caso con una nueva visión y resolverlo de una vez por todas. Unas extrañas muertes que parecen vinculadas al asesinato de Ferni abren nuevas vías de investigación y sumergen de nuevo a Parra y a su equipo en un cóctel de posibilidades que parece irresoluble.

Resultado de imagen de sabor crítico

El chef y escritor Xabier Gutiérrez nos relata un caso que hará las delicias de los lectores más exigentes. Suspense, personajes bien trabajados, trama inquietante y giros inesperados pueblan esta novela que consolida al autor como la voz más característica del noir gastronómico.

Mujeres deportistas: exposición itinerante

Desde la Biblioteca queremos unirnos a esta fantástica exposición recomendando algunos libros que tratan sobre la mujer y el deporte:

  • Mujer, discriminación y deporte de María José López González Ed. Reus

 

Non Stop: la vida como reto / Emma Roca

Mujeres que corren / Cristina Mitre

 

Se trata de una exposición itinerante que nos presta temporalmente el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad) y que se enmarca en el conjunto de actividades programadas por el departamento de Co-educación del instituto.

“SIEMPRE ADELANTE. MUJERES DEPORTISTAS” estará expuesta en el hall del primer piso del edificio nuevo de nuestro centro (junto al Laboratorio de Biología y Geología) desde el 1 al 9 de febrero de 2018. A los tutores docentes y al profesorado de Educación Física se les ha enviado un mensaje para que se acerquen en horas de tutoría o clase con su alumnado para poder visitar esta exposición. Para poder sacar mucho provecho de esta oportunidad, el departamento de Educación Física ha elaborado un cuestionario que deberá ser cumplimentado por el alumnado visitante.

A través de las imágenes que componen esta muestra, se nos brinda la oportunidad de realizar un recorrido histórico del deporte femenino a lo largo de quince años de historia, acercándonos a cuarenta mujeres deportistas de alto nivel en diferentes disciplinas: deportistas olímpicas, paralímpicas, de deportes minoritarios o incluso de deportes que no contemplan la competición, también juezas, presidentas de comisiones y federaciones. En definitiva, grandes mujeres que han dedicado sus vidas a impulsar la participación y representación femenina en las distintas esferas del deporte.

Esta exposición se configura como un pequeño homenaje a todas ellas, pero no sólo a las protagonistas, no sólo a las deportistas de élite, sino a todas las mujeres y niñas que se animan a realizar ejercicio físico y actividades deportivas, siendo el testimonio actual y futuro del principio de igualdad efectiva entre mujeres y hombres.